13 nov. 2013

Feeling free

Una de las cosas que amo de Chicago y tal vez de cualquier gran ciudad es que puedes ser tú, nadie se detiene a juzgarte con la mirada. Ver a unos novios despedirse a besos en el subway me hace suspirar, la dicha de vivir aquí es consecuencia de esos detalles. 



Siempre he tratado de no esconderme por lo que soy, por eso creo que me siento bien hoy, rodeada (aunque no físicamente) de gente que me conoce y ama, porque sí, aceptemoslo, no somos seres aislados, formamos parte de lo que nos rodea y queramos o no todo influye en nosotros, en retrospectiva recuerdo momentos en los que deje de vestirme de tal manera para evitar esas miradas no amigables en las calles o dar explicaciones, quien sabe si por la misma razón también en algún momento reprimí acciones, siempre traté de que eso no pasara pero ahora lo pongo en duda. Creo que encajar es una necesidad del ser humano, sentir que forma parte de algo, siempre estamos buscando aceptación, ahí se nos van años de nuestras vidas esquivando decisiones que deseamos tomar hasta que una de dos: nos conformamos con moldearnos a los demás o nos aceptamos nosotros mismos. 

Hay un tipo de gente que va por la vida sin tomar riesgos por la necesidad de encajar, esos que compran el champú para cabello normal y ropa talla única, esos que son ni-ni no por apolíticos sino porque les da pereza y miedo defender lo que verdaderamente creen, una vida bien aburrida diría yo, porque resulta que somos diferentes y como lo dijo el gran Dumbledore en La Cámara Secreta "It is our choices that show what we truly are, far more than our abilities".

Últimamente siento que ni siquiera debo pensar en encajar, me estoy sintiendo libre y sincera, conmigo y con los demás. Muy cierto es que la ciudad no te cambia, puedes estar viviendo en el barrio más trendy de NY y aún así ser un reprimido, pero me gusta marcar etapas en mi vida y como Chicago is the new thing le echó toda la culpa de sentirme así.

Les dejo fotos de las ultimas semanas, gracias por leer.













Cel.


16 oct. 2013

Un día de... Autumn feels

Otoño está siendo más hermoso de lo que esperé, los colores me enamoran y las hojas caídas dan un toque que no sé describir. Estas fotos fueron tomadas en pleno día de otoño, temperatura a 15º pero con un sol radiante que extraño, salí a caminar por mi calle, así que les voy a presentar mi ghetto, a 20 minutos de downtown Chicago, con naturaleza alrededor y coyotes en el backyard 



Cuando me dijeron que otoño era corto no me lo tomé tan en serio, pero lo cierto es que solo tuvimos unas dos semanas de hojas cayendo, ahora mismo el sol no deslumbra y la temperatura va bajando. Se supone que aún estamos en otoño, no para mí. Este día caminé, tomé café (mi nuevo mejor amigo) y hable con extraños.






Esos días estuve tratando de usar todos los vestidos, shorts y faldas que traje, porque quien sabe cuando podré mostrar piel otra vez. Este vestido me encanta, me gusta la forma que da la falda, lo compré en el traki de 7 pisos de caracas, lo usé la ultima noche en mi Barquisimeto, curiosamente no tengo fotos, ¿cómo es que no tengo fotos de mi despedida? pues haciendo memoria de esa noche no recuerdo mucho jaja tuvo un poco de locura y la peor resaca de mi corta vida. No podría haber pedido una mejor noche, pasaron tantas cosas irreales, aun no supero ese viernes.











Les dejo la canción de la semana, la escucho unas 768 veces al día, ella es Lorde y tiene 16 años.



Cel.


8 oct. 2013

Hablemos de... paseo a una Thrift Store

Hoy estando un poco más ubicada en el espacio y con ayuda de Waze (una aplicación que me recomendaron en twitter tipo GPS, si son nuevos o simplementen perdidos descarguenla) me fui en busca de una thrift store, resulta que me queda una cerca de donde vivo, a unos 15 minutos y para mi sorpresa no me perdí. Esta era una de las cosas que quería hacer al llegar a los united y pues ya puedo marcarle el check en mi to do list.


La tienda es grande, organizada, no huele mal, no tienen probadores, ni aceptan billetes de $50 o $100 vaya usted a saber por qué. Al contrario de lo que yo pensaba no solo venden ropa, hay de todo, desde cocinas hasta cassettes, sin embargo me pase casi todo el tiempo que estuve en el área de ropa de mujer, todas las prendas lucen limpias (yo igual las lavaría antes de usar) y en buen estado, cada una con su precio etiquetado, los precios varían desde jerseys de hilo a $1,5 hasta abrigos de piel a $70. 


Noté varios tipos de clientes:
-Viejas de unos 68 años que no tienen que hacer con sus vidas o con quien hablar y van a mirar, revisar y buscar conversación.
-Personas que se ve están bien broke, buscando artículos para el hogar, ropa a los niños y toda la cuestión.
-Jóvenes que van allí a buscar al menos un tesoro, una pieza que valga la pena entre tanta verga.

Buscando y rebuscando vi algunas prendas que me gustaron mucho, sin embargo nada de mi talla, just my luck. En realidad había mucho que ver y no disponía de tiempo suficiente, espero volver con más calma a ver si tengo mejor suerte.






Estas fueron mis compras, dos carteras y un libro. El sobre blanco y negro me pareció básico, le voy a dar mucho uso ($2,5), la otra bandolera es hermosa, amor a primera vista, es de gamuza y la tapa de cuero con unos detalles divinos ($8,6), las dos carteras en muy buen estado, además no me pude resistir a este libro porque debo empezar a leer en inglés y la princesa Diana es mi role model de la infancia ($0,99)


Nunca he sido prejuciosa a la hora de comprar, una de mis tiendas preferidas es Traki (tienda super low cost venezolana), siempre encontraba algo que no parecía de allí a precio increíble así que la idea de rehusar a bajo costo me encanta, mi meta es volver y encontrar un bello abrigo que me quede, ya les contaré.

Les dejo más fotos de la tienda y el sound track que no podia ser otro que Thrift Store de Macklemore


Beso

Cel

6 oct. 2013

Chicago, Il. First week

Llevo más de una semana en la ciudad que será mi lugar en el mundo por los próximos meses, mi primera impresión al ir a downtown fue WOW, literal, la ciudad es organizada, limpia, rápida, llena de cultura y diversidad, creo que me voy a enamorar de Chicago. El hecho que tenga el lago de Michigan la hace bella, parece el océano, incluso hay "playas" para ir en verano.



Di un paseo en bote por el lago y el rio que atraviesa la ciudad, me convencieron de que era la mejor manera de ver todo y es verdad, los grandes edificios te hacen sentir pequeña, ni siquiera en NY me sentí así, fue perfecto porque estaba soleado, creo que fue el ultimo día de verano (ahora el cielo está bien pero bien gris).

El lugar donde vivo me encanta, tengo todo relativamente cerca (distancias gringas, 20min es cerquita), lo que más me ha costado es la comida, no me quiero acostumbrar a hacer todo al microondas, aprecio mi flacura aunque en Venezuela no hacia nada para cuidarla, mi plan no es engordar, quiero activarme y empezar a hacer alguna actividad física, ya veremos.

En general Chicago me tiene encantada, hay mucho que hacer, puedes tener lo que quieras, planes de ciudad o con la naturaleza.

El eslogan de la ciudad es We are glad  you are here, pues 

I AM VERY GLAD TO BE HERE YOU GUYS.











cel.




30 sept. 2013

New york state of mind

Así que oficialmente empezó el recorrido.


Mi primera parada al llegar a los united fue NEW YORK, sí señor, sueño de mi vida hecho realidad, aún estoy en negación, no me lo creo.

Me hubiese gustado tener más tiempo para caminar y recorrer la ciudad, pero cuatro días fueron suficientes para enamorarme y querer volver y volver y hasta quedarme. La diversidad de las personas, su manera de caminar, de cruzar las calles, los slice de pizza, las tiendas, el hecho de que nadie pareciera un new yorker y hasta el viejo subway me hicieron amar la ciudad. Además compartir la experiencia con gente de 21 países, siendo yo la única venezolana, el intercambio cultura fue arrechisimo, eso no lo voy a olvidar.

No puedo esperar por regresar.

















Cel.

4 sept. 2013

Hablemos de... cuenta regresiva


Irme del país no es algo que se me ocurrió de la nada, aún así mientras más pasan los días más cuestiono mi decisión.  Desde que estaba en el colegio soñaba muy ilusionada con vivir en New York o Londres, más que todo soñaba con una pizca de la independencia que eso me podría traer y estoy a punto de probarla.

Las razones

La principal razón por la que tomé esta decisión fue porque necesito un gran cambio en mi vida en muchos aspectos, quiero encontrarme a mí misma, vivir nuevas experiencias y saber realmente que es lo quiero en un futuro, puesto que ahora no lo tengo muy claro. 

No crean que todo es tan emocional y filosófico, no quisiera clasificar este ultimo año como malo pero lo ha sido, solamente teniendo dos trabajos he podido llegar al punto en el que hoy estoy, tomen en cuenta que no me he dado gustos, no tengo hijos ni créditos por pagar, esa es la vida del joven venezolano, una vida sin planes a futuro. Toda la situación del país me tiene al borde, tanto así que ahora he caído hasta en la indiferencia que tanto critiqué y quiero escapar al menos por un tiempo de esa realidad. 

Le podemos sumar al asunto las razones que hicieron que mi mamá me apoyara, aprender ingles avanzado es una prioridad para buscar mejores oportunidades, ponerme a prueba fuera de mi zona de confort, menos posibilidades de que me asesinen y el placer de viajar. 

Las reacciones 

 Contar mi intención de irme ha ocasionado diversos tipos de reacciones, yo me voy sin planes de estudiar en Harvard, sin un trabajo en la NASA y sin conocer a nadie, eso origina una vibración extraña en la gente tipo "esita, se va a pasar roncha"(maybe), también está la infaltable actitud de "Si te vas del país no vuelvas, apatrida" de muchos, eso me hace pensar que hay personas con mentes tan cerradas que es eso lo que las atrapa más que una frontera. Sólo tengo que agregar que mi mañana es Venezuela.  Y sí, me voy asumiendo el riesgo  de que en un mes me quiera regresar, aún así valdría la pena, porque yo soy de esas personas que miles de veces prefiere arrepentirse por hacer que por no hacer nada. Esa actitud me ha traído cosas buenas y otras tantas muy malas, pero no soporto la idea de vivir con el "¿qué habría pasado si...?". 

Lo banal

Por otro lado, mi mente también está llena de preocupaciones igual de importantes, como el invierno, la ropa que voy a dejar y que el viento no me lleve. También a qué conciertos voy a ir y cuales tengo que dejar pasar, cuanto tiempo pasará hasta que tenga sexo o  cree una amistad.

Como les conté cuando retomé el blog, el plan es documentar la experiencia y no perder ningún detalle.



Seguiremos informando.


Dejo algunas fotos necias de los últimos días.


Cel.



26 ago. 2013

Caracas, te quiero.

La semana pasada estuve en Caracas, el plan era un viaje de dos días para diligenciar en la capital que se convirtió en una semana entera de diversión. Caminé en esos días más de lo que he caminado el resto del año, me enamoré en el metrobus más veces de las que recuerdo y comí más froyo del que merezco.

Mi objetivo principal era la bendita visa, después de aguantar sol, hambre y lluvia el "aprobada" que dijo ese gringo me sonó a gloria, lo que vino después fueron más momentos de alegría. Mojitos gigantes, centros comerciales, Traki de siete pisos, birras en los chinos, metro y más metro, ministerios, mis amores caraqueños, regueton viejo y solera verde fueron las premisas para una excelente semana.


Plaza Altamira



Metro de Caracas



Desde parque del este
Un anillo más


Tuve que ir al centro de la ciudad pensando que sería un caos, más equivocada no podía estar, sí, muchísima gente y todos apurados pero me gustó mucho, aproveché y tomé algunas foticos.











En definitiva, fue un buen comienzo de lo que será mi último mes en el país, por ahora.



Teatro Nacional

McKlopedia en vivo